jueves, 27 de noviembre de 2014
Ya no había peligro de salir ardiendo, eso si la cocina había quedado como una trinchera en medio de un fuego cruzado. Del bollo no había quedado nada más que dos grandes trozos de carbón que se aguantaban con un suspiro y que miraba con lagrimillas en los ojos.

Mi plan había salido bien, a medias. Había conseguido pasar la barrera de Pepi y averiguar quienes serían los próximos en casarse, pero a cambio tenía la casa llena de humo y con un intenso olor a chamusquina.


Fui cerrando las puertas de las habitaciones, aunque a esas alturas ya era algo inútil, abriendo ventanas y la puerta de la terraza, pero para cuando llegue a ella, vi asomarse algo negro por el borde de la pared. De la impresión casi me desmayo, aunque perderse la entrada triunfar de un bombero por tu terraza, no era algo que entrara en mis planes.  Así que como si de un superhéroe se tratase, observaba con incredulidad cada movimiento, como si en vez de ojos tuviera dos lentes de una cámara superlenta.  Y ante mi sorpresa, le vi pasar las dos piernas, poner los pies en el suelo y para cuando me quise dar cuenta, estaba delante de mí levantándose la parte del casco que le cubría la cara.

- ¿Está usted bien?
- Eh… esto…. Si, si solo que… bueno se me ha quemado un bollo.- agache la cabeza como si con aquello pudriera cubrir el bochorno que estaba pasando. - Todo aquello por una simple tontería.
- ¡Ah! Bueno no pasa nada tranquila, pero estás bien ¿no hay fuego?
- Si estoy bien. No, ya he apagado el horno y abierto todas las ventanas.
- Bien, entonces no tenemos nada más que hacer. Tardará un rato en despejarse esta nube, procure salir a la calle o a la terraza y respire aire fresco. Me alegro que no haya sido nada. Si no le importa salgo por la puerta, es más cómodo.- me guiñó el ojo.
- No, claro…. sin problemas… yo… yo voy a la terraza….¡Gracias!

Me quedé pasmada sujetando el marco de la puerta, no sé que me pasó. No era apuesto, no estaba musculoso, casi te diría que parecía esmirriado… era muy alto y me pareció ver que hasta tenía unas enormes orejas… No era el prototipo ideal de bombero, eso si el culo bien puesto.

- ¿De verdad se encuentra bien?
- ¿Quién? ¿yo?...si, si, si. Gracias por todo…
- De nada.

Se giró y desapareció escaleras abajo perseguido por el humo que salía de mi casa. ¡Ains! me quedaría sujetando esta puerta todo el día, claro que este comparado con Gabi se queda corto...

2 comentarios:

  1. Lo ves con ojitos golosos porque es tu héroe y eso suma muchos puntos. Jajajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ¿verdad?, debe ser eso...jejej. Besotes.

      Eliminar

¡¡¡Muchas gracias por tu comentario!!!

Related Posts with Thumbnails

Como pasa el tiempo....

No te pierdas lo nuevo de Revuelto de Neuronas en tu email,¡suscríbete!:

Delivered by FeedBurner

¡¡¡Sigueme!!!

¡Ojo! aquí quedas fichado...