martes, 26 de agosto de 2014
  

El tren paró justo en frente de mí. Las voces se escuchaban desde fuera, solo que amortiguadas por las puertas que aún permanecían cerradas, pero que al abrirse expulsaron sus voces a bocajarro.

- Que te he dicho que el niño no va a vender malacatones.
- ¡Ea! porque tú lo dices ¿no?
- Pos claro, el niño no se va Richar.
- ¡Pos en casa mando yo, y punto!, te digo que necesito ayuda con la fregoneta.- [Próxima estación...].- Esto no me hubiera pasao si estuviera vendiendo bolsos en el mercadillo como tu primo el…

Las voces se alejaban. Dejaron cinco huecos, la gente suspiraba de alivio. A saber desde cuando llevan discutiendo por los malacatones.

PD: Dedicado a aquellos que aportan ideas cuando estas se acaban ¡Gracias!



2 comentarios:

  1. Oye, que una buena discusión hace el tiempo muuuucho más corto en un viaje, ajjajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje si! y mucho más largo el dolor de cabezaaa!! ;)

      Eliminar

¡¡¡Muchas gracias por tu comentario!!!

Related Posts with Thumbnails

Como pasa el tiempo....

No te pierdas lo nuevo de Revuelto de Neuronas en tu email,¡suscríbete!:

Delivered by FeedBurner

¡¡¡Sigueme!!!

¡Ojo! aquí quedas fichado...